lunes, 15 de abril de 2013

Vestidos Casuales

Los vestidos casuales cóctel deben tener un estilo que te otorgue elegancia, a la vez que resaltan la feminidad de una manera cómoda; lo ideal es elegir modelos versátiles que se adapten a eventos tanto de día como de noche, por lo que no debes temer al uso de colores suaves que tanto se están llevando esta temporada.





 
Los diseños de estos vestidos suelen ser con un largo hasta la altura de la rodilla, y algo sueltos en el área de la falda, lo que no quiere decir que no se permitan otros estilos; los accesorios deben ser lo más sencillo posibles, y nunca debes olvidar el uso de tacones.



Vestidos casuales

Muchas mujeres piensan que los vestidos son un tipo de atuendo que está especialmente diseñado para ocasiones especiales, como fiestas o cócteles, pero la realidad es que puedes usar vestidos casuales para el día, aunque sea para ir de compras o para ir salir a la tarde con amigas. Los vestidos resaltan la feminidad de la mujer, y esto no es algo que deba hacerse sólo en ocasiones especiales.
Los vestidos no son siempre formales, existen muchos diseños de vestidos casuales que te harán lucir fantástica a toda hora sin necesidad de producirte mucho. Algunas creen que vestir un atuendo de este tipo implica mucho tiempo y preocupación, y que su tiempo es muy preciado para gastarlo en esto, pero lo cierto es que si tienes tiempo de ponerte un jeans y unas zapatillas para ir al supermercado, también lo tendrás para ponerte un vestido con zapatitos o sandalias.
Es cierto que los vestidos, hasta los vestidos casuales, implican tener sandalias o zapatos que vayan con ellos, pero una vez que formes tu propio vestuario con atuendos de este tipo, combinar los vestidos con los zapatos se volverá algo de muy simple y fácil.
Dentro de la categoría de vestidos casuales, podemos encontrar distintos tipos de atuendos. Por un lado, tenemos los vestidos de día para ir a trabajar; por otro, los vestidos de día para salir con amigas, ir a citas del colegio de tus hijos, o ir al supermercado; y, por último, los vestidos casuales para la noche.
Empecemos por los vestidos casuales diseñados para ir a trabajar, ya sea en una oficina o una tienda, panadería, etc. Seguramente piensas que no es necesario ponerte linda cuando vas a trabajar. Pero la realidad es que es algo que haces todos los días, y ¿por qué no sentirte bien cada día? Está comprobado que si uno se siente bien consigo mismo puede trabajar mejor, y, además, inspiramos a las personas que tenemos a nuestro alrededor. También, sirve como muestra del tipo de trabajo que llevamos a cabo. Si vemos a una persona desalineada en su imagen, dudaremos de sus capacidades y responsabilidad, en cambio, si luce bien y fresco, sus clientes confiarán más en la persona.
Sin embargo, debes tener cuidado qué tipo de vestido te pones para ir a trabajar. Los vestidos causales de este tipo cumplen con ciertas características que los diferencian de otros tipos. Para empezar, son atuendos discretos que no muestran mucho, pero pueden aún así hacerte ver muy bien. El vestido para oficina es una prenda que no tiene un escote muy pronunciado. También debe cubrir los hombros ya sea con breteles anchos o con mangas. La pollera tiene que llegar como mínimo hasta donde empieza la rodilla. Lo que no se permite son los escotes muy profundos, las polleras bien cortas, las transparencias, adornos muy glamorosos como lentejuelas, vestidos de strapless. Los atuendos apropiados para el trabajo son formales, pero no significa que deben tener sólo colores oscuros. Puedes usar distintos colores, siempre y cuando no te metas en los brillos y colores extravagantes como fosforescentes.
Los vestidos casuales para usar durante el día, ya sea para ir a reuniones escolares de tus hijos, para salir a caminar con amigas o la familia, o para un día de picnic en el parque, son menos formales. Sin embargo, aún los escotes pronunciados y las transparencias no son opciones apropiadas. Los estilos de atuendos para el día varían, también, según la estación del año. Esto se debe a que según la temperatura se usan distintos tipos de telas. También los diseños para el verano son más abiertos que para el frío, y se estila colores más claros en temporadas calurosas y más oscuras en temporadas frías. Los vestidos casuales para estas ocasiones admiten strapless y breteles finitos, también polleras más cortas y colores de todo tipo, todo esto, según la estación del año.
Para la noche, también existen vestidos casuales que no tienen mucho que ver con los vestidos de día ni de trabajo. Éstos admiten un poco más de brillo y glamour. Sin embargo, no hay que exagerar. Un vestido casual de noche es un atuendo para llevar a fiestas de cumpleaños, a discos, a eventos con amigos, a un pub, etc. Es decir, no llegan a ser vestidos de fiesta. A diferencia de los vestidos de día, se pueden usar escotes más pronunciados, strapless y polleras cortas.
Una vez que conozcas estas diferencias verás que es muy simple no equivocarse. No necesitas mucha producción para lucir femenina en eventos casuales ya sean de día o de noche. Si tienes en tu armario algunos vestidos casuales para cada evento, puedes empezar a lucirte más todo el día, y abandonar esos jeans y camiseta holgada que te pones para ir de compras. Es importante sentirnos bien con nosotras mismas todo el tiempo, y no sólo cuando se da algún evento especial.







3 comentarios:

  1. Me gusta... El vestido claro de encaje es mi preferido; muy bonito el tocado que presenta

    ResponderEliminar
  2. siiiii..estan lindos todos..me gustan :DDD

    ResponderEliminar